Iniciación al A.O.V.E.

Aceite de Oliva Virgen Extra

El aceite de oliva virgen extra es el zumo natural de aceituna de mayor categoría, de excelentes características sensoriales y beneficioso para la salud, que carece de aditivos y conservantes, cuyo nivel de acidez es inferior a 0,8%. La aceituna obtenida del olivo es una fruta, que tras exprimirse y extraer de ella el aceite de oliva virgen extra vamos a percibir olor (frutado), sabores (amargos y picantes) y texturas (picantes y astringentes).

El aceite de oliva virgen extra es el único aceite vegetal, que junto con el virgen, se puede consumir en crudo, sin necesidad de ser refinado o tratado de forma química, conservando en su totalidad su alto contenido en vitaminas, ácidos grasos esenciales y nutrientes. Aporta beneficios saludables para el organismo:

Protege frente al desarrollo de afecciones cardiovasculares, gracias a su acción anti inflamatoria y anti trombogénica.

Previene la aparición de distintos tipos de cáncer, como el de Mama o de Colon.

Retrasa el desarrollo de la aterosclerosis, una enfermedad muy común y base de la hipertensión y los infartos.

– En el cuanto al sistema endocrino, mejora las funciones metabólicas reduciendo las cifras de colesterol (LDL) y aumenta el HLD – lipoproteínas de alta densidad -. Es el llamado colesterol bueno, que tras ser sintetizado por el hígado, favorecen a una correcta circulación sanguínea.

Previene el desarrollo de diabetes mellitus y ayuda a tratar esta enfermedad.

Frena la degeneración macular.

Ejerce una influencia positiva en el retraso de las enfermedades neuro degenerativas, como el Alzheimer o el Parkinson.

Reduce el riesgo de sufrir depresión.

Ayuda a mejorar la digestión estimulando la vesícula biliar.

– Ejerce un papel protector frente a afecciones como la gastritis o las úlceras.

Favorece el tránsito intestinal combatiendo el estreñimiento.

Hidrata y tonifica la piel.

*   *   *

Aceite de oliva virgen extra, uno de los pilares fundamentales de la dieta mediterránea y de la gastronomía española. El AOVE es, sin duda, la máxima expresión de calidad que mantiene toda la esencia natural, auténtico zumo de aceituna obtenido única y exclusivamente a partir de procedimientos mecánicos. Su consumo favorece al organismo por su riqueza en ácido oléico, que contribuye a mantener unos niveles adecuados de colesterol sanguíneo y polifenoles, un antioxidante natural que limita el envejecimiento de nuestras células. Además, la Vitamina E se encuentra en niveles altos, actuando como antioxidante fundamental y contribuyendo a la protección de las células frente al daño oxidativo.

Pequeños componentes pero de gran importancia, cuyo potencial biológico, aspectos nutricionales y características organolépticas, se representan en la siguiente gráfica atendiendo a la fracción proporcional en la composición del aceite de oliva:

Fracción saponificable 98,5% (Triglicéridos)

formula aceite

Fracción insaponificable: 1,5% (Componentes menores)

Agua de mayo, pan para todo el año.

Popular