Implementación y revitalización del modelo de negocio en el turismo rural

El pilar fundamental para el desarrollo de las zonas rurales, desde el punto de vista cultural, es el turismo. Un factor esencial que atrae a turistas nacionales e internacionales para el conocimiento de arquitectura, agricultura y ganadería, usos y costumbres populares con el fin de ofrecer experiencias nuevas en las áreas rurales y por consiguiente, generar empleo directo e indirecto en el mundo rural mediante actividades relacionadas con el medio

El turismo rural está en boga, pero tenemos que ofrecer un turismo de calidad, respetuoso con el medio ambiente y con los vecinos del lugar, que respete nuestro patrimonio material e inmaterial. Solo así conseguiremos poner en valor el medio que nos da de comer: el medio rural.

Un aspecto fundamental para abordar las zonas rurales, es la revitalización de edificaciones para el ocio, descanso y bienestar; el modelo de negocio del turismo rural va más allá del concepto campo, donde la arquitectura popular que levantaron nuestros ancestros es rescatada del olvido para vivir lo que llaman «nuevas experiencias sensoriales artesanales», que en realidad son prácticas, usos y costumbres que hasta hace dos días lo han hecho nuestros abuelos, incluso muchos de ellos en numerosas localizaciones, siguen haciendo.


Pero… ¿qué es el modelo de negocio del turismo rural? ¿cómo revitalizamos nuestros pueblos? Factores como la calidad, arquitectura y estructural, conservación, seguridad e higiene, son esenciales para la puesta en marcha del negocio de turismo rural; a continuación te vamos a ofrecer unos tips y consejos fundamentales para que tu modelo de negocio sea exitoso.

Condiciones de los establecimientos de turismo rural

En cuanto a condiciones establecidas bajo normativa, Galicia tiene su propia legislación mediante el Decreto 191/2004 de 29 de Julio de Establecimientos de Turismo Rural. Es fundamental tener en cuenta que este tipo de modelo de negocio viene regido por las propias comunidades autónomas, por lo que cada territorio en base a su historia, cultura, usos y costumbres va a delimitar sus propios requisitos para llevar a cabo el turismo rural respetando siempre las características propias de cada comarca y región para no perder la esencia, identidad y razón de ser de cada rincón de nuestra geografía.

Para ello, te planteamos a rasgos generales, los siguientes requisitos fundamentales que debe de tener el establecimiento rural a la hora de emprender:

El establecimiento en el medio rural. En términos de urbanismo, el medio rural es un espacio natural con adecuación en las vías de acceso y lejos de las zonas urbanas. Cumpliendo los requisitos parcelarios mínimos necesarios, se puede situar en suelo rústico.

Edificios tradicionales existentes. No está permitido el derribo de edificaciones anteriores a 1940, pues el modelo de negocio de turismo rural consiste en el aprovechamiento de los edificios tradicionales para dotar de confort y comodiad dentro de la cultura arquitectónica de la comarca o zona.

Proyecto de rehabilitación revisado por el organismo administrativo en materia de urbanismo y turismo. El estado de conservación existente determinará la actuación sobre el edificio, teniendo siempre en cuenta las condiciones mínimas de habitabilidad y acceso.

Alojamiento rural y el modo de alquiler. Depende del modelo de negocio que queramos implantar. es conveniente, por no decir, indispensable, realizar un análisis del proyecto que queremos emprender teniendo en cuenta lo existente e inexistente en la zona, para saber diferenciarnos y promocionar un producto turístico que nos diferencie. Es conveniente conocer que al ser un establecimiento de turismo, está prohibido establecer alquileres que superen los 60 días, puesto que el concepto de turismo es de carácter no permanente.

Apertura al púbico. Un establecimiento de turismo rural, tiene el deber de estar abierto al público al menos durante 8 meses, además, que tiene la obligación de apertura en los meses de junio, julio, agosto y septiembre.

Higiene personal individualizada. Todas las habitaciones de las instalaciones de turismo rural, tienen la obligación de estar dotadas de baño o aseo propio.

Zonas comunes mínimas de habitabilidad y esparcimiento social interior. Todos los establecimientos de turismo rural, ya sea en régimen de alquiler por tiempo definido como de alojamiento eventual en régimen de media pensión o pensión completa, deben de disponer de salón, cocina (para alquileres de larga duración) y comedor.

Condiciones de habitabilidad en altura. La altura mínima interior de las instalaciones de nuestro alojamiento deberá de contar, al menos de 2,50 metros como mínimo. Las habitaciones dispuestas bajo cubierta, deberán de contar de 2,50 metros de alto en el 60% de la superficie habitable.

Normativa de seguridad, accesibilidad abastecimiento y saneamiento. s contra incendios, de accesibilidad, abastecimiento de aguas, saneamiento,. Existencia obligatoria de elementos contra incendios, rampas o elevadores para personas con discapacidad o de movilidad reducida, elementos en aseos para personas con discapacidad o movilidad reducida, además de exponer en lugar visible en cada una de las plantas del edificio de un itinerario esquemático para el desalojo del establecimiento de forma ordenada y con el mínimo trayecto posible.


Establecimientos de turismo rural

existen tres tipos de establecimientos:

Pazos, castillos, monasterios y casas rectorales y señoriales. Anteriores al año 1900.

Aldea. Conjunto de edificaciones anteriores a 1940 que dispone de instalaciones acordes para la realización de actividades de ocio, deporte y bienestar.

Cortijos y labranzas. Conjunto de edificaciones de cualquier época que albergan actividades agroganaderas, con una superficie de explotación de al menos 5.000 m² de extensión.


Carta de servicios

A rasgos generales, la oferta de servicios turísticos en nuestro establecimiento es variada, dependiendo también del enfoque del negocio que le queramos dar. Para cumplir las características mínimas necesarias como turismo rural, debemos de ofrecer, al menos los siguientes servicios:

Actividades de ocio y divulgación cultural. Rutas a caballo y/o bicicleta, senderismo, dotación de instalaciones deportivas, fomento de la artesanía y productos locales.

Gastronomía y restauración con productos típicos de la región.

Servicio de desayuno siempre disponible.

Calefacción y agua caliente.

Dotación médica mínima para primeros auxilios. Fundamental la existencia de equipos de desfibrilación.

Teléfono de atención al cliente y a disposición de los clientes.

Conservación, limpieza y mantenimiento diario.


Habitabilidad viable

Es imprescindible que el proyecto de establecimiento de turismo rural tenga un estudio técnico de viabilidad. Dependiendo del tipo cada uno de los tipos de establecimiento definido anteriormente, la norma establece el siguiente número mínimo de habitaciones:

Pazos, castillos, monasterios y casas rectorales y señoriales, de 5 a 15 habitaciones, mínimo.

En las aldeas podrán disponer de 3 a 50 habitaciones.

En Cortijos y Labranzas de 2 a 10 habitaciones, mínimo.

Estos valores son tanto mínimos como orientativos, pues dependiendo de los metros cuadrados que disponga cada complejo se estimarán los parámetros de habitabilidad conforme a los siguientes datos; lass habitaciones dobles tendrán unas dimensiones mínimas de 15 m² en pazos, castillos, monasterios y casas rectorales y señoriales, de 12 m² en aldeas, cortijos y labranzas, y 10 m² en cortijos y labranzas. En cualquier caso, las habitaciones individuales estarán dotadas de 8 m² habitables.